Alineación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

La Agenda 2030 presenta una hoja de ruta clara hacia un futuro de mayor paz, equidad y prosperidad en comunidades y naciones. La salud es un elemento medular para el logro de los ODS. En base a mi experiencia durante los últimos doce meses como Asesor Especial de las Naciones Unidas para la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030, estoy listo para asegurarme de que la OMS esté bien situada para esta nueva era: fomentaré los trabajos horizontales, multidisciplinarios e intersectoriales que rindan resultados mensurables.

Transformando la OMS para que responda a los brotes y las emergencias sanitarias

En momentos de brotes y emergencias sanitarias, se espera que la OMS manifieste liderazgo proporcionando experiencia técnica sin par y facultando a otros a actuar. He dirigido esfuerzos entre organizaciones para combatir amenazas de enfermedades y brotes, como el paludismo, la gripe aviar, el ébola, el zika y el cólera. En 2015-2016, presidí el Grupo Asesor sobre la Reforma de la Labor de la OMS en los Brotes y las Emergencias. He asumido el compromiso de completar la labor necesaria para una mayor solidez de la capacidad de respuesta de la OMS ante los brotes y las emergencias sanitarias.

Compromiso de confianza con los Estados Miembros

Las autoridades nacionales tienen la responsabilidad primordial de promover la salud de su pueblo pero los objetivos de salud no se pueden lograr sin el pleno compromiso del pueblo y de la sociedad civil y sin un liderazgo decisivo y un fuerte compromiso de los gobiernos. Es necesario que la OMS sea un socio de confianza de todos los gobiernos y que al mismo tiempo respete la promesa que los propios líderes mundiales hicieron en la Agenda 2030: no dejar a nadie rezagado. He intentado interactuar en todo momento con los Estados Miembros de una manera respetuosa y fiable, sistemática, transparente y responsable.

Haciendo avanzar las políticas sanitarias centradas en la gente

Desde el Movimiento de Atención Primaria de la Salud en la década de 1970, la OMS propugna políticas sanitarias centradas en la gente. Su aplicación depende de que haya espacios donde las organizaciones que trabajan en pro de la salud de la gente interactúen de manera abierta con otras partes interesadas. Requiere una atención constante centrada en la capacidad y la situación de los proveedores de atención sanitaria. Sigo defendiendo los intereses de todos los que se dedican a apoyar la salud de la gente dondequiera que sea: hogares, comunidades, lugares de trabajo, instalaciones de atención sanitaria e instituciones.